Tabaquismo

Juan G. R. El cigarrillo electrónico y su efecto

Tobacco Irrigation. Vol. 3 Nº 1: 1-2, 2014, España.

Los cigarrillos electrónicos se empezaron a comercializar como una alternativa al uso de cigarrillos convencionales. Los beneficios y riesgos sobre el uso de los cigarrillos electrónicos están siendo en la actualidad ampliamente investigados. Los resultados de dos estudios realizados por el Instituto Catalán de Oncología sobre los efectos de estos dispositivos electrónicos en los fumadores pasivos, confirman que el vapeo como se conoce a fumar estos cigarrillos, les expone a cantidades similares de nicotina y de partículas tóxicas a las de un cigarrillo normal. Un trabajo, realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Atenas reportan que el vapor del cigarrillo electrónico, daña las vías respiratorias incidiendo en afectaciones pulmonares.

Hace unos 10 años que se empezaron a comercializar los cigarrillos electrónicos como una alternativa al uso de cigarros convencionales, a pesar de no tener mucha experiencia sobre su utilización. El cigarrillo electrónico es un aparato que ha evolucionado mucho en los últimos años, actualmente está compuesto por tres partes: una batería con interruptor manual, un claromizador y una boquilla con capuchón. Los fumadores utilizan los cigarros electrónicos principalmente por la calidad, la durabilidad y el precio del producto. Los beneficios y riesgos sobre el uso de los cigarrillos electrónicos están siendo en la actualidad ampliamente investigados, Desde la OMS alertan que hay que tomar precauciones a la hora de consumir este tipo de cigarrillo, ya que tienen una efectividad baja como remedio único para dejar de fumar e insisten en el mensaje de que lo mejor es no fumar

El Instituto Catalán de Oncología confirma los riesgos del cigarrillo electrónico, que su uso es tan dañino como el tabaco para el fumador pasivo. Los resultados de dos estudios realizados sobre los efectos de estos dispositivos electrónicos en los fumadores pasivos, confirman que el vapeo como se conoce a fumar estos cigarrillos, les expone a cantidades similares de nicotina y de partículas tóxicas a las de un cigarro normal. Las investigaciones concretan que la presencia de nicotina y de partículas en casas donde se fuma cigarrillos electrónicos es diez veces superior a las viviendas en las que no se fuma, con unos valores que giran en torno a los 10 microgramos por metro cúbico que están por encima de los límites que aconseja la Organización Mundial de la Salud (OMS). Después de estudiar la saliva y la orina de los vapeadores y compararla con la de los no fumadores y con la de los fumadores tradicionales se ha confirmado que la concentración de nicotina del fumador pasivo de cigarrillo electrónico es unas cinco o seis veces mayor al no fumador, cifras similares a las de quien convive con un consumidor de tabaco clásico.

Un trabajo, realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Atenas, fue presentado en el Congreso anual de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias, que se celebró en Viena, el estudio se basa en la nicotina que porta el dispositivo, sustancia derivada del tabaco, que pese a ser liberada por el vapor de el cigarrillo electrónico, daña las vías respiratorias incidiendo en afectaciones pulmonares.

La OMS aboga por prohibir los cigarrillos electrónicos allí donde no se permite el tabaco. Brasil veta el uso de los cigarrillos electrónicos y Nueva York limita su consumo como al tabaco convencional. El Departamento irlandés de Sanidad prohíbe el uso y la venta de cigarrillos electrónicos en todas las instalaciones sanitarias del país.

La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados en España ha regulado el uso y publicidad de los cigarrillos electrónicos que contienen nicotina y otros productos similares. Los cigarrillos electrónicos no se podrán usar en centros de administraciones públicas y entidades de derecho público; también estará prohibido en los centros, servicios y establecimientos sanitarios, así como en los espacios al aire libre o cubiertos, comprendidos en sus recintos. También estarán vetados estos cigarrillos al aire libre en parques infantiles o zonas de juego para la infancia, En lo que respecta al transporte, su uso estará restringido en cualquier tipo de vehículos de transporte público urbano e interurbano, así como en transporte marítimo, ferroviario o aéreo.
 

Palabras claves: cigarrillo electrónico, efecto cigarrillo electrónico, fumador, fumador pasivo, investigaciones nivel nicotina, OMS, tabaco

 

Artículos Relacionados:

 

 

 

 

 

 

Tobacco Irrigation 2007 España | Autor: Rafael Juan García | Términos de Uso | Contacta con Nosotros